El misterio de las huellas gigantes

Hablamos de paisajes de invierno, de chimeneas humeantes, de niños intrépidos, de un misterio por resolver y de un libro repleto de humor inteligente.

huellas-gigantes-C_01

Me he propuesto deja volar la imaginación de los más pequeños y les he enseñado las huellas que aparecen misteriosamente a la puerta de nuestros protagonistas, les he dado un papel para que dibujen el dueño de tan gigantescos pies y, como no podía ser de otra manera, me han dibujado unos terroríficos seres peludos.

Impacientes por acompañar a Silvia y  Pedro nos adentramos en el relato…

Se trata de una historia de misterio en la que no hay crimen pero si huellas en la nieve. Los dos hermanos protagonistas se lanzan ha seguir las pistas guiados por la curiosidad. Los adultos, fieles al instinto de protección, se angustian al pensar en los terribles peligros a los que se enfrentan.

Un fantástico relato del que me quedo con la sensación de invulnerabilidad que sólo la infancia puede traer.

Nos gusta:

Cuenta Krahn que en una ocasión en la que fue al médico, éste le hizo una pregunta: “Usted es el dibujante que no entiende nadie? Pues sabe, no puedo dejar de mirarlo. Hay algo ahí que me intriga y me deja pensando”

Yo, como Krahn, considero la pregunta un cumplido y yo, como el médico, no puedo dejar de mirar todo lo que dibuja.

Datos del libro:

Título: Huellas gigantes

Autor: Fernando Krahn

Editorial: Kalandraka

ISBN: 9788496388543

Recomendado: 4 a 8 años

Disponible aquí

Anuncios

Una flor para hacer una mesa

“Las cosas más cotidianas cuentan secretos a los que saben escuchar”.

Hoy nos quedamos con otro título fantástico de la editorial Kalandraka ilustrado por Silvia Bonanni.

 

que-hace-falta-ES

 

Esta es la historia de una mesa y de una flor, y de un árbol…y de un bosque y de todo lo que nos rodea, ¿quieres conocerla?.

Si alguna vez un libro se ha convertido en un juego, aquí tenemos uno que es, a la vez,  un juego de deducción, un juego de lógica, un juego de palabras y un juego de observación.

La importancia de los gestos y regalos más sencillos, la búsqueda de las respuestas en la naturaleza y entender que lo más insignificante a primera vista forma parte de lo que se nos hace imprescindible en nuestro día a día.

 

No podéis dejar de disfrutar del cuento de Rodari musicalizado, hace ahora 40 años, por Sergio Endrigo y que se convirtió en una bella canción que sigue haciendo las delicias de niñ@s y mayores.

 

 

Dime si no le has dado más de una vez al “play”

El libro está disponible aquí